Recomendaciones

1.-  Los hombres y niños reflexionen sobre su propia masculinidad y sobre sus propias expresiones violentas y saber que la violencia puede convertirse en una espiral que va en aumento y que puede salirse de control a pesar de que ellos se arrepientan. 

2.- Es importante que conozcan el violentómetro, el cual es una medida muy útil para ver cómo la violencia puede manifestarse desde aspectos que parecerían inofensivos pero que en realidad afectan a las mujeres y niñas a su alrededor y cómo esta puede ir en aumento.  

3.- Saber que las formas de relacionarse con las mujeres, niñas e incluso con otros hombres pueden ser diferentes, que pueden estar libres de violencia y para ello, existen instituciones que apoyan y a las cuales se puede acudir si desean renunciar a su violencia.